Yayoi Kusama

Yayoi Kusama (1928) Nació en la localidad japonesa de Matsumoto.

Comenzó su carrera artística en la década de los años 50 muy marcada por la influencia de la pintura tradicional japonesa, sobre todo la realizada durante el periodo Meiji. A esta referencia formal se unen, ya desde aquellos primeros años de trabajo, las consecuencias de sus crisis alucinatorias y los pensamientos obsesivos que la artista atribuye a los malos tratos sufridos en su infancia. Surgen de esta manera lo que Yayoi Kusama llama redes de infinito, que son grandes superficies cubiertas por lunares y que constituirán desde entonces su elemento plástico más característico. Casi su seña de identidad artística.

En 1957, Yayoi Kusama abandonó Japón y se trasladó a Nueva York donde rápidamente entró en contacto con la vanguardia más creativa. Participó de manera activa en las primeras manifestaciones del arte conceptual junto a autores como Donald Judd y Joseph Cornell, a la vez que entró en contacto con Georgia O’Keeffe con quien mantendría una intensa correspondencia.

En el año 1973 regresó a Japón donde comenzó a desarrollar una amplísima actividad artística y literaria. En el terreno artístico Yayoi Kusama destaca por la diversidad de formas de expresión, desde las más tradicionales, como la pintura y el collage, hasta otras más avanzadas como la performance o la intervención en la naturaleza. En todos ellos, Yayoi Kusama se ha manifestado como una continua y arriesgada renovadora, lo que le ha permitido moverse con soltura en las diferentes tendencias artísticas de las últimas décadas, desde el Pop al Minimalismo, pasando por el Expresionismo abstracto o el Art brut.

Pese a esta variedad, la obra de Yayoi Kusama no es dispersa sino que goza de una gran coherencia basada en dos principios que se han mantenido prácticamente inalterables: Feminismo y Arte conceptual.

Desde hace años, Yayoi Kusama vive voluntariamente ingresada en un hospital psiquiátrico cerca de Tokio. Su reclusión no le ha impedido participar en exposiciones y muestras de arte en todo el mundo, así como recibir importantes reconocimientos y galardones. Entre los más importantes figuran la Orden de las Artes y las Letras de Francia (2003) y el Praemium Imperiale de Japón (2006) (fue la primera mujer en obtenerlo). Además, Yayoi Kusama ostenta en la actualidad el record de precio pagado por la obra de una mujer artista viva cuando la galería Christie’s vendió una obra suya por algo más de cinco millones de dólares.

Fuente: http://www.artecreha.com/La_mujer_en_el_Arte/yayoi-kusama.html


Leave a Reply